martes, 23 de mayo de 2017

AD HOC TRINA MIENTO.



A mí me caen bien los catalanes. Son listos como ajos, que decía mi santa abuela.
Hace unos días leía que en Cataluña, en los libros de texto  de los colegios, nombran a España para desacreditarla y las más de las veces ni siquiera la nombran. También leía que se exageran, cuando no se inventan, batallas, reinos y gestas como si se tratara de evangelistas creando una religión. Escribí una frase afortunada en Fisbuk  en los siguientes términos: AD HOC TRINA MIENTO. A pesar de ello, cientos de lectores ( uno, concretamente), no me entendieron. Soy, paciente lector, muy imaginativo y no puedo dejar de imaginarme el modo en que en algunas tierras se acreditan los hechos. Os lo contaré a la par que  explico, sin asomo de duda, qué significa exactamente la frase en cuestión.
Ad Hoc. Es una expresión latina que significa “para esto”.
El trino es el canto del pájaro.
Miento, es eso. No decir la verdad.
Es fácil saber con estas premisas cómo se acreditan hechos en algunos lugares;  “para esto” se toma un pájaro y un prohombre o un conjunto de prohombres o un grupo de funcionarios, prestos a inclinarse y a escribir la verdad condicionada. Hoy día es más fácil encontrarlos  que un pájaro que trine. Porque no vale cualquier pájaro. Ha de ser un pájaro de bello plumaje, un ídolo entre todos los pájaros, un pájaro arco iris, inmarcesible al desaliento cantor. Pongamos un jilguero. Una vez conseguidos se hace trinar, al pájaro, bajo diversos estímulos y se consigue que los prohombres o funcionarios escuchen, también bajo estímulos, la inacabable melodía canora. El prohombre, los prohombres o los probos funcionarios elegidos al “azar” habrán de quedar prendados de las dotes cantoras del jilguero, o del ruiseñor, hasta tal punto que preñados de orgullo patrio, no tengan más remedio que manifestar sin asomo de duda que el ave  trina en catalán. Los prohombres escriben en el libro, los niños leen y se empapan de las bondades de su bella tierra en donde nace trigo sin haberlo sembrado, y emocionados por el detalle que ha tenido el jilguero para con ellos.
 Y me diréis, pero hombre, están los mayores que han de utilizar su responsabilidad para evitar que los niños se crean ciertas cosas. Y una butifarra! Los mayores, que han viajado mucho y seguramente han leído aquel letrero que figuraba en algunos autobuses de una compañía catalana; no hable con el conductor, qué gana,  permanecerán en un suave letargo, esperando acontecimientos y pensando  que  si a los niños no les hace mal creer en Papá Noel, ni en los Reyes Magos, ni en la mona de pascua, porqué habría de afectarles creer en algo que han escrito prohombres inclinados? Por otra parte, para qué esperar a que algún malnacido español declare en alguna revista científica que los jilgueros son unos y trinan y lo hacen en castellano? Hay que adelantarse a los acontecimientos y si hay que fundar una academia de trino catalán, se funda y prou!
Así las cosas, en unos años los niños catalanes se manifestarán como los más felices del mundo, porque viven en un país en donde incluso los pájaros trinan en catalán y si no es así se traduce y se acabó el problema.
Y esto es lo que quería decir con aquella frase de AD HOC TRINA MIENTO. Opino que todas y cada una de las palabras cobran su exacto sentido y son claras y rotundas, salvo por el pequeño detalle de que no están escritas en catalán.

En Orense a tantos de tantos y 30 grados.

                           


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bate palmas!